Padres “construidos para ganar” en el 2021

30 de marzo de 2021

Los Padres vienen de su temporada más exitosa en al menos 14 años. También fueron los dueños del invierno, repotenciando su roster con mega-cambio tras mega-cambio. Luego, iniciaron los entrenamientos firmando al dominicano Fernando Tatis Jr. – su estrella y posiblemente la cara del béisbol—a una extensión de contrato récord.

Si se mezclan todos esos ingredientes, el resultado es quizás la campaña más anticipada en la historia de los Padres, que iniciarán su camino el jueves contra los D-backs en el Petco Park.

Tras 53 años de existencia, los Padres siguen en la búsqueda de ese primer título de Serie Mundial. En otros tiempos, soñar con eso parecía una fantasía. Este año, se siente muy real.

“Éste es un equipo armado para ganar un campeonato”, dijo Eric Hosmer, el primera base de los Padres. “Tenemos las piezas que necesitamos para ganar un título. Pero hay muchas cosas que lograr antes de empezar a pensar en eso”.

Lo que tiene que salir bien

Los Padres afrontaron la temporada de 60 juegos del 2020 a toda marcha. Disputaron cada partido como si fuese uno de postemporada. Claro, muchos equipos dijeron eso. Pero los Padres lo dijeron en serio.

Su energía era inagotable. Luchaban a la ofensiva. Luchaban en el montículo. Y cuando te derrotaban, lo disfrutaban al máximo… y te lo dejaban saber. ¿Es posible mantener ese tipo de intensidad en una campaña completa de 162 choques?

“Vamos a tratarlo muy similar a 60 juegos”, dijo el jardinero derecho Wil Myers. "Vamos a ir a toda velocidad hacia la meta. No importa a quién estemos enfrentando ese día, vamos a salir al terreno a ganarles”.

Si los Padres hacen eso – si juegan con la misma combinación de fuego y confianza— tienen un roster todavía mejor que el con el cual terminaron con el segundo mejor récord de la Liga Nacional en el 2020.

La mayor duda

La llegada de Yu Darvish, Blake Snell y Joe Musgrove en la temporada muerta solidificó la rotación de pitcheo de los Padres, convirtiéndola en una de las mejores de las Mayores. ¿Pero saben qué podría convertiría en una realmente élite? Los otros dos o tres puestos. Consideren el potencial de los brazos en cuestión:

El dominicano Dinelson Lamet es un as que viene recuperándose de una lesión en el codo de lanzar. Podría estar de vuelta para finales de abril. Chris Paddack cree que ha hecho unos pocos ajustes que podrían ayudarlo a encontrar su dominante nivel del 2019. MacKenzie Gore es el prospecto de pitcheo mejor calificado por MLB Pipeline y su momento se acerca.

Si unas pocas cosas salen como desean, los Padres podrían tener a una de las rotaciones más dominantes en la memoria reciente.

El JMV del equipo será…

Tatis, por supuesto. Es muy posible que Manny Machado termine con mejores números. Es posible que una docena de Padres sumen argumentos para ir al Juego de Estrellas. Myers, Snell, Darvish y Trent Grisham, entre otros.

Pero hay un solo JMV de este equipo. Tatis es el corazón del club. El catalizador. Aporta la energía y el sabor. Y tiene un talento difícil de igualar.

Tatis, vale la pena recordar, apenas tiene 22 años. Entre su primera y su segunda temporada, redujo significativamente su tasa de swings a pitcheos malos y se convirtió en un gran defensor de su posición. ¿Qué mejorías podría tener reservadas para su tercera campaña? Da miedo pensarlo, pero Tatis podría mejorar todavía más.

El Cy Young del equipo será…

En el mismo día de diciembre, los Padres obtuvieron en sendos cambios a dos perennes candidatos al Cy Young, Darvish y Snell. Fue un movimiento sin precedentes para la rotación de San Diego.

Este dúo encabezará la rotación, con Lamet todavía poniendo a tono su brazo tras su lesión. Tomarán la bola para los Juegos 1 y 2 de la temporada. Darvish – por haber lanzado más entradas regularmente – tiene una ligera ventaja aquí.

Predicción arriesgada

Los Padres van a implantar un récord de victorias para la franquicia, que actualmente es de 98, cortesía del club de 1998. Este equipo tiene tanto o más talento que aquel.

Que ganar alrededor de 100 juegos sea suficiente para ganar el Oeste de la Liga Nacional es algo que está por verse. Después de todo, los Padres comparten la división con los reinantes ganadores de la Serie Mundial, los Dodgers. Pero claramente están hambrientos de destronar a sus rivales, como dejaron claro con todos esos movimientos en el invierno.

“Así debería ser el béisbol”, dijo Snell sobre la naciente rivalidad Padres-Dodgers. “Será una temporada divertida que todo el mundo querrá ver”.

Busquen sus asientos. Esto apenas comienza.