Roberto Pérez aspira a ser como los grandes receptores que ha dado Puerto Rico

19 de abril de 2018

SAN JUAN -- Roberto Pérez es conocido por su defensa más que otra cosa. El receptor puertorriqueño de los Indios, quien volvió a jugar en el Estadio Hiram Bithorn esta semana en la Serie de Puerto Rico tras haberlo hecho años atrás con los Indios de Mayagüez, está consciente de la gran camada de cátchers boricuas que han pasado por Grandes Ligas y el circuito invernal local.

Sólo basta ver el muro en el Hiram Bithorn con nombres como Eliseo Rodríguez, el Salón de la Fama Iván Rodríguez, Benito Santiago, , Sandy Alomar Jr., Javy López y Jorge Posada para recordar la gran tradición de receptores puertorriqueños en las Mayores.

"Yo los admiraba cuando estaba pequeño", dijo Pérez, quien estuvo en la receptoría el miércoles para el segundo partido de la Serie de Puerto Rico entre los Indios y los Mellizos. "Es algo especial llegar al estadio y ver todas esas leyendas. Estoy agradecido de estar aquí y ser parte de este evento". 

Pérez, quien comparte la receptoría de los Indios con el brasileño , se ha ganado los elogios del cuerpo de coaches de Cleveland por su manejo del juego detrás del plato desde el 2015. En el 2017, tuvo WAR defensivo de 1.1, el duodécimo mejor en Grandes Ligas. 

"Tiene tremenda habilidad para 'quechar' y tiene buenas manos", dijo Alomar Jr., coach de primera de los Indios en la actualidad. "Es uno de esos muchachos que serían candidatos a ganar un Guante de Oro si estuviera en la receptoría todos los días".  

Después de superar la Parálisis de Bell (Bell's Palsy) hace cinco años, Pérez se ha establecido poco a poco como factor estabilizador detrás del plato por la Tribu, sobre todo ante las lesiones sufridas por Gomes en el 2015 y el 2016. Ahora, ayudando a su mamá a construir una nueva casa tras la devastación del Huracán María el año pasado, el oriundo de Mayagüez se ha consolidado como pieza fija de los Indios con un contrato de cuatro años y US$9 millones firmado en el 2017. Con dos opciones del equipo, Pérez podría permanecer en la Tribu hasta el final del 2022.

Como parte de su desarrollo en progreso, Pérez no sólo ve a Molina en el muro del Hiram Bithorn. El primero entrena con el estelar de los Cardenales y fue compañero del hermano menor de Bengie y José -- otros dos ex receptores boricuas de Grandes Ligas-en la selección puertorriqueña que fue subcampeón del Clásico Mundial de Béisbol del 2017.

"Sé que está orgulloso (de ser parte de esa camada)", dijo el manager de los Indios, Terry Francona. "Habla mucho de Yadi Molina, entrena con él y cosas por el estilo. Creo que aspira a ser uno de los mejores receptores del juego".