Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

¿Quién ganó el famoso cambio de Mike Piazza?

@HarriganMLB
22 de mayo de 2020

El 22 de mayo es una de las fechas más importantes en la historia de los Mets de Nueva York. Es el aniversario del cambio en el que adquirieron a Mike Piazza. El pacto, concretado el 22 de mayo de 1998 (hace 22 años), envió a Preston Wilson, Ed Yarnall

El 22 de mayo es una de las fechas más importantes en la historia de los Mets de Nueva York. Es el aniversario del cambio en el que adquirieron a Mike Piazza.

El pacto, concretado el 22 de mayo de 1998 (hace 22 años), envió a Preston Wilson, Ed Yarnall y a Geoff Goetz a los Marlins de la Florida a cambio de Piazza.

Se te perdona si no recuerdas el paso de Pizza por los Marlins. La Florida adquirió al estelar receptor, junto a Todd Zeile, desde los Dodgers, apenas una semana antes del acuerdo con los Mets. En dicha transacción, Los Ángeles recibió a Gary Sheffield, Bobby Bonilla, Charles Johnson, Jim Eisenreich y al panameño Manuel Barrios.

Piazza sólo disputó cinco juegos con los Marlins, en los que conectó cinco imparables e impulsó cinco carreras en 19 veces al bate.

Piazza se convirtió en uno de los mejores jugadores en la historia de los Mets y decidió ser exaltado al Salón de la Fama con la gorra del equipo de Queens.

Mientras tanto, Wilson tuvo una sólida carrera con los Marlins, sacudiendo 104 cuadrangulares, robándose 87 bases y dejando un OPS de .806 en 588 juegos. Yarnall sólo lanzó 20 entradas en las Mayores, ninguna con la Florida. Goetz nunca llegó a las Grandes Ligas.

Basándonos en esta información, podemos declarar a los Mets como los claros ganadores del cambio, ¿no? No tan rápido. Los eventos posteriores, incluyendo la Serie Mundial conquistada por los Marlins en el 2003, hacen que se tenga que ver más en detalle el cambio antes de anunciar a un ganador.

ARGUMENTO A FAVOR DE LOS METS

Piazza tuvo un impacto inmediato con los Mets con una línea de .419/.455/.484 en sus primeros siete partidos, en los que el equipo tuvo récord de 7-0. En total, bateó .348, dio 23 jonrones y remolcó 76 rayitas, con un OPS de 1.024, en 109 partidos con Nueva York ese año. Los Mets tenían un juego de ventaja sobre los Cachorros en la lucha por el Comodín el 20 de septiembre, pero una cadena de cinco reveses los dejó fuera de la postemporada.

Luego de aquel 1998, los Mets acordaron con Piazza por siete años y US$91 millones – el contrato más grande de MLB para ese entonces. Al año siguiente, el cátcher encabezó el equipo en cuadrangulares (40), impulsadas (124) y OPS (.936) en 141 encuentros, y los Mets ganaron el Comodín con récord de 97-66.

Nueva York derrotó a los D-backs en la Serie Divisional de la Liga Nacional, ganando una serie de postemporada por primera vez desde la Serie Mundial de 1986, antes de caer ante los Bravos en la Serie de Campeonato. Piazza se fue de 24-4 (.167) en dicha serie, aunque dio un cuadrangular de dos carreras ante John Smoltz para empatar el Juego 6 en la séptima entrada de un choque que terminaría perdiendo Nueva York en 11 entradas.

Los Mets volvieron a capturar el Comodín en el 2000, ganando 94 juegos y con Piazza siendo nuevamente el líder del equipo en jonrones con 38, empujadas con 113 y OPS con 1.012. El careta terminó de tercero en la votación para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, por detrás de Jeff Kent y Barry Bonds de los Gigantes.

Nueva York eliminó a San Francisco en la SDLN y Piazza tuvo promedio de .412 con dos cuadrangulares, tres dobles, cinco bases por bolas, cuatro impulsadas y OPS de 1.487 para que los Mets vencieran a los Cardenales en cinco juegos de la SCLN. Probablemente hubiese sido el JMV de dicha serie de no ser por Mike Hampton, quien lanzó 16 entradas en blanco, incluyendo una blanqueada de tres hits en el partido que definió el triunfo de Nueva York.

Los Mets se quedaron cortos en la Serie Mundial ante sus vecinos Yankees, con Piazza siendo el último out de la serie en el Juego 5 con un largo elevado ante el panameño Mariano Rivera. De igual manera, el receptor fue uno de los mejores bateadores en la Serie del Subway, empalmando dos cuadrangulares, dos dobles, impulsando cuatro carreras y dejando un OPS de .909.

Las temporadas de 1999 y 2000 son las únicas en las que los Mets avanzaron a la postemporada con Piazza en el equipo, pero fue el período más exitoso del conjunto por más de una década.

Piazza continuó siendo una presencia en el plato en el 2001 y el 2002, con línea de .297/.372/.559, 69 bambinazos y 192 carreras impulsadas en ese lapso.

Piazza dio el batazo más memorable de su carrera en el 2001, con un bambinazo dos carreras para poner a los Mets arriba en el marcador ante los Bravo en el primer evento deportivo profesional tras los ataques terroristas en Nueva York del 11 de septiembre. El emotivo momento significó una pequeña victoria para una ciudad que se intentaba recuperar de la tragedia.

Piazza pasó ocho campañas con los Mets, siendo convocado a seis Juegos de Estrellas y ganando cuatro Bates de Plata. Se ubica tercero en la historia del club en jonrones (220) e impulsadas (655), y segundo en OPS (.915).

Piazza fue exaltado al Salón de la Fama en el 2016, con el 83% de los votos en su cuarto año de elegibilidad, convirtiéndose en el segundo jugador de los Mets en estar en Cooperstown junto a Tom Seaver. Los Mets retiraron su número 31 una semana después de su ingreso al Salón de la Fama, siendo el segundo en recibir el honor (después de Seaver) en Queens.

Piazza es un ícono de los Mets, y con razón. Consiguió mucho en relativamente poco tiempo con el equipo, pero nunca pudo llevar a los Mets a conquistar una Serie Mundial. Mientras tanto, el título del 2003 de los Marlins tiene cierta relación con el canje de Piazza.

ARGUMENTO A FAVOR DE LOS MARLINS

Wilson tuvo números sólidos, pero el resultado inmediato del cambio de Piazza no les rindió furtos a los Marlins. Sin embargo, la Florida logró que dos de las tres piezas adquiridas en dicho canje fueran fundamentales para el equipo del 2003.

Todo comenzó el 1ro de febrero de 1999, cuando los Marlins cambiaron a Yarnall y a dos ligaminoristas a los Yankees por el puertorriqueño Mike Lowell, la 20ma selección del Draft amateur de 1995. Lowell había escalado en las listas de los mejores prospectos en 1999, luego de batear .300 con 56 jonrones en sus dos temporadas anteriores en las menores.

Con los Marlins, Lowell fue uno de los mejores antesalistas de Grandes Ligas, liderando su posición en dobles (190) y siendo quinto en impulsadas (473) y en WAR (15.0, según Baseball-Reference), y empatando en la séptima posición en cuadrangulares (123) entre el 2000 y el 2004. Fue convocado al Juego de Estrellas en las últimas tres campañas de ese período.

En el 2003, Lowell alcanzó topes personales en jonrones (32) y OPS (.881), junto a 105 carreras impulsadas, ganando el único Bate de Plata de su carrera. Lowell dio dos importantes bambinazos en la SCLN ante los Cachorros. En el Juego 1, conectó un tablazo solitario en la 11ma entrada para romper un empate a 8-8 que sirvió para poner a la Florida arriba en la serie 1-0. En el Juego 5, dio otro jonrón de dos rayas en la quinta entrada, para darle ventaja en la pizarra a la Florida.

Los Marlins terminaron ganando 4-0, con una blanqueada de dos hits de Josh Beckett. Con esa victoria, la Florida evitó la eliminación y trasladó la serie al Wrigley Field, donde los Marlins ganaron los Juegos 6 y 7 para avanzar a la Serie Mundial.

¿Recuerdan al jardinero central de los Marlins en el 2003? Juan Pierre. La Florida adquirió al velocista desde los Rockies un año antes, en un cambio de seis jugadores que envió a Wilson a Colorado. Junto a Pierre, los Marlins recibieron a Hampton y parte del dinero restante de su contrato de ocho años y US$121 millones que había firmado en diciembre del 2000. Sin embargo, la Florida envió rápidamente al zurdo a Atlanta por Tim Spooneybarger y Ryan Baker.

Pierre le dio una chispa inmediata al tope de la alineación de los Peces, acumulando 204 imparables y robándose 65 bases, con un promedio de .305 y porcentaje de embasarse de .361 en el 2003. Tuvo 22 imparables más en la postemporada, incluyendo cuatro en el Juego 2 de la SDLN ante los Gigantes y tres en el Juego 6 de la SCLN.

Pierre le dio un triple a Kerry Wood en el primer turno del Juego 7 de la SCLN, comenzando un ataque de tres carreras en el primer inning de los Marlins. En el Juego 1 de la Serie Mundial ante los Yankees, dio un sencillo de dos carreras hacia el jardín izquierdo, ante David Wells, en la parte alta de la quinta entrada para darles una ventaja a los Marlins que no desperdiciarían.

Logró embasarse en los seis juegos de la Serie Mundial, dejando un promedio de .333 y porcentaje de embasarse de .481, en la victoria de la Florida sobre Nueva York. La imagen de Pierre corriendo desde la pradera central luego del último out es uno de los momentos más recordados del campeonato de la Florida.

Durante su primera pasantía con los Marlins, Pierre no se perdió un solo partido y acumuló 606 hits, 167 robos de base y 296 anotadas en tres campañas.

El cambio de Piazza continuó impactando una década después, cuando Lowell fue enviado junto a Beckett y al dominicano Guillermo Mota a los Medias Rojas en el 2005 por el también quisqueyano Hanley Ramírez y el venezolano Aníbal Sánchez. Ramírez es segundo en la historia del club en WAR.

De hecho, el cambio de Piazza sigue vivo en la actualidad, gracias a Pablo López, el prometedor lanzador venezolano. Los Marlins lo adquirieron en un canje en el 2017 que envió a David Phelps a los Marineros. Anteriormente, el equipo obtuvo a Phelps, junto al venezolano Martín Prado, desde los Yankees por Nathan Eovaldi. Los Marlins adquirieron en un principio a Eovaldi desde los Dodgers, por Ramírez.

¿QUIÉN GANÓ EL CAMBIO?

Los Mets obtuvieron a un futuro Salón de la Fama que casi lleva al equipo a la tierra prometida. Los Marlins, por su parte, sembraron lo que sería un título cinco años después. Los títulos de campeonato son para siempre, pero la placa del Salón de la Fama de Piazza –con la gorra de los Mets—también estará en Cooperstown por toda una eternidad.

Aunque Piazza nunca levantó el trofeo de Serie Mundial, les estamos dando la ventaja a los Mets. Pierre y Lowell fueron piezas integrales de los Marlins en el 2003, pero también hubo otros, como Beckett, el puertorriqueño Iván Rodríguez, Dontrelle Willis, Derrek Lee, el dominicano Luis Castillo y el venezolano Miguel Cabrera.

Thomas Harrigan es reportero de MLB.com. Sígalo en Twitter @HarriganMLB