Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Trei Cruz a seguir la tradición de su padre y abuelo

@beckjason
12 de junio de 2020

El boricua José “Cheíto” Cruz Jr. conectó su segundo y tercer cuadrangulares de Grandes Ligas en una fría noche de viernes en el Tiger Stadium, ambos batazos a lo profundo del jardín derecho-central frente al lanzador puertorriqueño Omar Olivares. Conectó otro estacazo allí seis semanas después frente a Dan Miceli,

El boricua José “Cheíto” Cruz Jr. conectó su segundo y tercer cuadrangulares de Grandes Ligas en una fría noche de viernes en el Tiger Stadium, ambos batazos a lo profundo del jardín derecho-central frente al lanzador puertorriqueño Omar Olivares. Conectó otro estacazo allí seis semanas después frente a Dan Miceli, y repitió la dosis en el mismo parque al siguiente mes de septiembre, completando una sólida racha bateadora en la recta final de la temporada después del nacimiento de su hijo Trei.

“Cheito” disparó 10 de sus 204 jonrones de por vida a expensas de Detroit. José “Cheo” Cruz padre, nacido en Arroyo, Puerto Rico, nunca enfrentó a Detroit durante sus 19 años como ligamayorista, la mayoría de ellos en la Liga Nacional, pero bateó un roletazo en contra del abridor de los Felinos, Jack Morris, en el Juego de Estrellas de 1985 disputado en el Metrodome de Minneapolis.

Ahora, 35 años después de aquel Clásico de Mitad de Temporada, y más de dos décadas después de que “Cheito” atormentara a los Tigres, la siguiente generación de los Cruz está lista y ansiosa por vestir el uniforme de los Tigres para seguir con la tradición familiar.

“Me siento bien emocionado de representar el nombre de los Cruz”, dijo Trei Cruz la noche del jueves después de haber sido seleccionado por los Tigres en la tercera ronda del Draft de MLB 2020.

Los Tigres no son ajenos a familias beisboleras de tres generaciones:

• Ray Boone, quien jugó en la antesala por Detroit en los años 50, era el patriarca de una dinastía que incluía a su hijo, el receptor estelar Bob Boone, y continuó con sus nietos Bret y Aaron, éste último actual timonel de los Yankees.

• Joe Coleman Sr. (1955) y Jr. (1971-1976). Ambos lanzaron por Detroit, con el último uniéndose a los Tigres como parte del canje que envió a Denny McLain a Washington. Su hijo, Casey, lanzó ante los Felinos con los Reales en 2014.

• Buddy Bell, hijo de Gus Bell y padre de David y Mike, dirigió a los Tigres de 1996 a 1998.

Los Tigres también tienen a varios hijos de ligamayoristas en su finca actualmente, desde Daz Cameron en Triple-A Toledo pasando por Kody Clemens y Cam Gibson en Doble-A Erie hasta Pedro Martínez Jr. (hijo del dominicano Pedro Martínez) en la Liga de la Costa del Golfo.

Pero una tercera generación de Grandes Ligas nunca ha jugado con Detroit. A Cruz, quien vio acción los últimos tres años en la Universidad de Rice (Texas), le encantaría cambiar eso.

Ese entusiasmo acerca del apellido de la familia no siempre fue fácil, reconoce Trei. Había una expectativa que venía con ello. Trei nació en Toronto mientras “Cheíto” militaba con los Azulejos, pero creció en Houston, donde su abuelo fue convocado dos veces al Juego de Estrellas y fue pieza clave en los títulos divisionales que ganaron los Astros en 1980 y 1986.

Los Astros seleccionaron en la 35ta ronda del Draft del 2017 a Trei, mientras éste cursaba la preparatoria, pero el joven optó por asistir a Rice, donde su padre fue tres veces All-American. “Cheíto” fue la tercera selección general en el Draft de 1995.

“Obviamente, toda mi vida he tenido algo de esa presión de convertirme en la posible tercera generación de los Cruz”, expresó Trei. “Es algo con lo que siempre tuve que lidiar y algo con lo que definitivamente he batallado durante mi infancia y adolescencia, pero lo que he aprendido en estos últimos dos años es que la única presión viene de mí mismo. La presión es un privilegio. Si tienes presión, significa que estás haciendo algo bien”.

Aunque Trei llegó con su propia cuota de elogios, el muchacho tiene un estilo único de jugar. A diferencia de su padre y abuelo, es un jugador del cuadro, no un jardinero. En su primer año universitario, se convirtió en un jugador All-American y empató el liderato de los Owls con 44 carreras empujadas. Luego bateó .305 con nueve jonrones, 44 carreras producidas y .913 de OPS en el 2019 para hacer el equipo All-Conference USA.

Sobre la marcha, Trei aprendió a forjar su propio camino con el apellido de la familia mientras aprendía de su padre y abuelo.

“Definitivamente, lo mejor que me enseñaron es cómo lidiar con el fracaso”, aseguró. “Porque el béisbol es un juego de fallas. Si fallas seis o siete veces de 10, eres bastante bueno. Eso es algo que al principio no entendía.

“Mi padre me dijo que si pudiera cambiar algo de su carrera, sería la manera en que manejaba el mal desempeño. Mi abuelo era muy bueno en eso. Si tengo un mal juego o no, voy a salir del estadio siendo el jugador con más confianza de todo el parque”.

Tras esa temporada de segundo año, Trei Cruz hizo un ajuste. Aunque su padre era un cañonero, Trei se dio cuenta de que tenía que ser un bateador más disciplinado. Entonces, cuando vio acción en la Liga Cape Cod en verano pasado, acortó un poco su patadita en su swing para permitirle hacer mejor contacto.

Los resultados fueron alentadores. Tras batear .307 en la Liga Cape Cod el año pasado, registraba promedio de .328 con más bases por bolas (18) que ponches (17) y siete dobles en 16 juegos por Rice este año, antes de que la pandemia de coronavirus finalizara la temporada en marzo. A partir de ahí, Trei regresó a casa y entrenó con la ayuda de su padre y abuelo en preparación para el Draft.

Aunque Cruz pasó los últimos dos años jugando en el campo corto, el director de escuchas de los Tigres, Scott Pleis, dijo que el muchacho puede jugar alrededor del cuadro interior.

“Creo que todavía tiene espacio para mejorar”, indicó Pleis. “Es un bateador ambidiestro. No es un bateador de poder, pero sí cuenta con poder ocasional. Es un buen atleta, muy versátil. Su bate ha evolucionado en los últimos años y sigue mejorando. Realmente, sentimos que tenemos a un jugador realmente bueno aquí”.

Cruz está listo para lo que venga.

“Al final del día, quiero darme la mejor oportunidad en Major League Baseball”, manifestó. “Si es en la tercera base, si es en el short, si es en los jardines, sea lo que sea. … Me siento emocionado de representar la organización de los Tigres y hacerle honor a mi apellido en Detroit”.

Jason Beck ha estado a cargo de la cobertura de los Tigres para MLB.com desde el 2002.