Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Austin Hedges llega a los entrenamientos con un swing modificado

MLB.com

PEORIA, Arizona - El primer año de la era de Austin Hedges en San Diego cumplió, en lo general, con las expectativas.

Quien fuera catalogado como el futuro de los Frailes detrás del plato, Hedges lució brillante en la defensa, y supo manejar a su cuerpo de lanzadores con gracia y la preparación de un veterano de 10 años. Con el madero, sin embargo, el muchacho batalló, y aunque mostró destellos de poder, terminó bateando .214 con un porcentaje de embasare de .262.

PEORIA, Arizona - El primer año de la era de Austin Hedges en San Diego cumplió, en lo general, con las expectativas.

Quien fuera catalogado como el futuro de los Frailes detrás del plato, Hedges lució brillante en la defensa, y supo manejar a su cuerpo de lanzadores con gracia y la preparación de un veterano de 10 años. Con el madero, sin embargo, el muchacho batalló, y aunque mostró destellos de poder, terminó bateando .214 con un porcentaje de embasare de .262.

Ninguno de esos resultados habría sido considerado como sorprendente antes del arranque del 2017. Como prospecto, Hedges siempre fue considerado como uno de los mejores defensores jóvenes del béisbol. Las interrogantes siempre tuvieron que ver con su ofensiva.

Es por ello que Hedges decidió hacer varios ajustes en su bateo durante la temporada muerta. Trabajó extensamente con el asistente del coach de bateo de los Padres Johnny Washington para mejorar su swing.

"Lo que ustedes verán lucirá un poco diferente", indico Hedges el miércoles, día en que se reportaron los lanzadores y receptores en Peoria. "Hicimos algunos ajustes. Nada del otro mundo, pero sí notarán la diferencia".

Hedges no entró en detalles acerca de sus ajustes en el plato (ni los Padres sostuvieron práctica de bateo en el terreno). Su patadita a la hora de batear sigue intacta. Después de todo, eso le ayudó a convertirse en una amenaza legítima de poder hace par de campañas. Pero se espera verle un pre-swing un poco más simple.

"Se movía bastante al hacer su swing", explicó el capataz de los Padres, Andy Green. "Su cabeza se movía demasiado y probablemente eso le dificultaba ver bien la bola".