El legado de la pizza lanzada en el Fenway

14 de diciembre de 2021

Es una de las interacciones más bizarras entre aficionados que se haya captado en video en la historia del juego. 

Claro, los espectadores discuten e incluso pelean, tal vez hasta se roban pelotas entre ellos. ¿Pero lanzarse pedazos de pizza? 

“He hablado de eso por mucho tiempo”, le dijo Dan Kelly, autor del lanzamiento de la pizza, a MLB.com en una entrevista por teléfono. “Pero puedo seguir; estoy listo para [lanzar otra pizza] de nuevo”.

Los Medias Rojas se medían con los Angelinos en el Día de los Patriotas en el 2007, uno de los principales días festivos en Boston. Los Patirrojos siempre juegan a las 11 a.m. ET en esa fecha, siendo el choque que más temprano inicia en el año en las Mayores. También es el día del Maratón de Boston. La manera en la que Kelly lo describe es casi poética. 

“Fue hace un tiempo, en un lluvioso Día de los Patriotas”, recuerda Kelly. “Siempre he ido a ver a los Medias Rojas en el Día de los Patriotas. Todos llegan temprano, desayunan... siempre llegamos a tiempo con un grupo grande de gente: Mi esposa, unos amigos y yo. Llegamos, comemos desayuno, tomamos mimosas y nos preparamos para un día de béisbol. Pero hubo un largo retraso por lluvia, así que ya sabes lo que eso significa: [Más mimosas]. A algunos nos cae bien, a otros mal. Me gusta incluirme entre los que terminan bien – aparte de un momento breve”. 

Kelly, su esposa y sus amigos tenían boletos en la sección de pie. Pero cuando hay retraso por lluvia, siempre hay asientos vacíos. Entonces, Kelly y su grupo de 10-12 personas se sentaron en la sección del jardín izquierdo, que justo se encuentra por la línea de foul.

“Nadie tuvo ningún problema”, dijo Kelly. “Mi esposa y yo teníamos hambre y estaban empezando a repartir pizza. La gente creía que yo había metido la pizza desde afuera. Eso es falso”. 

Kelly pidió una pizza completa, bajó y comenzó a repartir pedazos a sus amigos. Pizza, béisbol y asientos perfectos – era el paraíso. 

Pero había un aficionado cerca que empezó a molestar a Kelly. Estaba haciendo mucho ruido, gritándoles a otros aficionados durante tres innings seguidos. Tal vez fue uno de esos que tomaron de más durante el retraso.

“Toda la sección estaba clara en que estaba dando un espectáculo”, señaló Kelly. “Yo estaba como: ‘Oye, es el amigable Fenway. ¡Vamos! La estamos pasando bien’. Eso no le gustó mucho y comenzó a meterse con nosotros”. 

La situación empezó a escalarse desde que Kelly llegó con la pizza. El aficionado, Jason Sole, pensó que Kelly la había metido escondida desde afuera.  

“Comenzó a decir: ‘Dame un pedazo o llamo a la seguridad’”, recuerda Kelly. “Yo le respondía: ‘Dale, la compré aquí’”. 

Luego, Sole llegó demasiado lejos y Kelly no pudo seguir ignorándolo. 

Kelly reconoce que no estaba pensando bien y tal vez había bebido muchas cervezas, pero cuando un foul salió en dirección a la esquina del jardín izquierdo, tumbando la bebida de Sole, Kelly vio su oportunidad. 

“Algo hizo clic en mi cabeza y dije: ‘Aquí está la pizza que pediste’”.

Kelly dijo que recibió una ovación de pie por parte de la sección en la que estaba. 

Pero al verlo en vivo, sin saber la historia completa, fue una situación sumamente confusa.  

“Bueno, estábamos siguiendo la bola por la línea para ver si había interferencia”, dijo hace un tiempo el comentarista Jerry Remy a MLB.com. “Eso fue lo primero, antes de ver que algo había sido lanzado. No sabía exactamente qué era. No sabía si era hacia el jardinero izquierdo Garret Anderson o simplemente hacia otro aficionado. Al ver la repetición, vimos claramente que era un pedazo de pizza”. 

Remy dijo que lo más divertido fue ver cómo el pedazo de pizza aterrizó perfectamente sobre la barda.

La seguridad bajó y sacó a Kelly del juego. Sole no estaba feliz, al ver lo ridículo de la situación. 

“Sí, estaba molesto. Yo lo hubiese estado también”, me dijo Kelly. “Si ves el video, parece retarme a pelear... Su novia estaba tratando de calmarlo y su amigo se reía. Pero al mismo tiempo, él también se rio. Todo se calmó rápidamente”.

Kelly y su esposa se fueron del juego. Su esposa, una maestra de escuela, no quería mucho tiempo frente a las cámaras y Kelly tampoco. Pero no tenían idea de las veces que la escena se estaba repitiendo en video. 

Mientras tanto, Kelly y su esposa fueron a un popular bar para seguir viendo el partido. 

“Para entonces, la repetición la ponían una y otra vez. No tenía idea”, recordó Kelly. “Mis amigos me escribieron y me dijeron que el juego había terminado y que nos encontráramos en el bar Game On. Fuimos para tomarnos una cerveza e irnos, pero cuando llegamos el DJ tomó el micrófono y dijo: “Hey, el de la pizza está aquí”. Lo pusieron en todas las televisiones, junto a una divertida canción. El lugar estalló. Fue tan patético que la gente me pedía autógrafos”.

Durante días y meses, Kelly intentó evitar cualquier cosa que lo relacionara con el episodio. De alguna manera, establecimientos de pizza conseguían su contacto para intentar hacer publicidad con él. 

“¿Quién sabe? No les devolví las llamadas”, dijo Kelly. “En retrospectiva, hubiese querido hacerlo, porque es gracioso ahora. Pero al momento, estaba avergonzado”.

¿Y qué tal la pizza? ¿Qué tan bueno era ese pedazo que terminó en las gradas del Fenway? 

“Mira, le doy un seis. Estaba bien”.