Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias ATL

En salud, Freeman listo para liderar a los Bravos

29 de enero de 2020

ATLANTA – Freddie Freeman llegó el sábado al Chop Fest sintiéndose agradecido porque ya no necesita depender de las fuertes dosis de medicinas para el dolor que le permitieron jugar en la Serie Divisional e la Liga Nacional y soportar todas las temporadas muertas en el pasado en las que

ATLANTA – Freddie Freeman llegó el sábado al Chop Fest sintiéndose agradecido porque ya no necesita depender de las fuertes dosis de medicinas para el dolor que le permitieron jugar en la Serie Divisional e la Liga Nacional y soportar todas las temporadas muertas en el pasado en las que tuvo que lidiar con molestias en el codo derecho.

“Es la primera vez en nueve años que no he tenido ningún tipo de dólar durante el invierno”, dijo Freeman. “Usualmente, por esta época en la que empezaba a batear me tomaba cuatro Tylenol extra-fuertes. Yo solía pensar que era porque me estaba acostumbrando a batear otra vez. Pero resulta que era algo más que eso”.

Cuatro días después de tener que enfrentar el hecho de que sus problemas en el plato contribuyeron para que los Bravos no pudieran eliminar a los Cardenales en la SDLN, Freeman viajó a Nueva York para que le quitaron un espolón óseo del codo. Varias pruebas de rayos-X y resonancias magnéticas a las que se había sometido los dos meses anteriores habían revelado que la astilla era lo que estaba causando el dolor.

Pero cuando el doctor David Altcheck practicó la cirugía, encontró tres fragmentos y dos espolones, incluyendo uno que estaba a punto de romperse y que hubiese aumentado las molestias. Altcheck determinó que Freeman probablemente no hubiese podido jugar en la Serie de Campeonato de la LN si los Bravos hubiesen superado a los Cardenales.

“El doctor me dijo, ‘No sé cómo jugaste con esto’, y yo le dije, ‘bueno, doctor, la verdad es que no jugué muy bien”, recordó Freeman.

El codo había molestado a Freeman ocasionalmente durante los últimos años, pero las molestias empezaron a aumentar en agosto. Cuando una prueba de rayos-X develó el espolón, la esperanza era que el dolor desapareciera con el tiempo, como había sucedido ya en el pasado. Pero sólo lo pudo manejar hasta el 12 de septiembre, cuando Freeman se despertó en su cuarto de hotel en Filadelfia y se dio cuenta que no podía levantar el brazo para lavarse el cabello.

Hasta el 11 de septiembre, Freeman fue sexto en la LN con .973 de OPS y estaba empatado en el quinto lugar en jonrones, con 38, pero se fue de 36-4 con 11 ponches y un solo extrabases durante el resto de la temporada regular. A pesar de descansar durante la mayor parte de la última semana de la campaña, la decepción fue aún mayor al irse de 20-4 con un doble y un jonrón durante la SDLN.