Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

A los Gigantes les gusta jugar entradas extras 

Los Gigantes de San Francisco y los Rockies de Colorado protagonizaron el partido más largo de lo que va de temporada 2019, cuando se extendieron a 18 entradas de acción en la jornada del viernes.

El partido tuvo una duración de cinco horas con 35 minutos. Sin embargo, el historial de los Gigantes es claro, es un equipo que le gusta ganar en entradas extras. Por eso, a continuación repasamos este detalle interesante que le da un toque especial a la franquicia californiana.

El año pasado el primer partido que se pasó a entradas extras para los Gigantes fue ante los Dodgers de Los Ángeles, a quienes vencieron por 7-5 en 14 entradas. Este fue el primero de 21 juegos que finalizaron luego de la novena entrada para San Francisco. De esos 21 partidos, los Gigantes salieron victoriosos en 11.

Un detalle importante es que los Gigantes acumularon nueve victorias por Walk-Off el año pasado.

En el 2017 fueron 19 los juegos que se fueron a entradas extras para los Gigantes, de los que ganaron diez. Asimismo, consiguieron ocho triunfos vía Walk-Off.

Solo queda ver si en el 2019 los Gigantes superarán los números de las pasadas dos temporadas.

Sepa que en el 2014 los Gigantes también participaron del que fuera el juego más largo en la historia de la postemporada en términos de tiempo hasta el año pasado, pues los Dodgers vencieron a los Medias Rojas luego de siete horas y 20 minutos en el tercer juego de la Serie Mundial. Vale la pena recordar que aquella victoria de los Gigantes en el 2014, por 2-1 sobre los Nacionales de Washington en el Juego 2 de la Serie de División de la Liga Nacional, también se extendió a 18 entradas, pero con una duración de seis horas y 23 minutos.

El partido más largo en la historia de los Gigantes tuvo una duración de siete horas y 23 minutos. Se celebró en mayo de 1964 y duró 23 entradas.

MoCooperstown
Mascota
20190718_tex_pence_on_playing_in_dr