Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Aquella vez que Michael Jordan se retiró del béisbol

El mejor jugador (en la opinión de muchos) que ha pisado una cancha del baloncesto de la NBA hoy cumple 24 años de retiro … como un pelotero.

El despido de Michael Jordan el 10 de marzo de 1995 se produjo luego de que el astro de los Chicago Bulls le dijera adiós al diamante tras pasar una temporada en la finca de las ligas menores de los White Sox.

Su despido a veces plantea una variedad de interrogantes en cuanto a si no hubiese regresado a la mejor liga de baloncesto.

Al entonces tres veces campeón de la NBA le costó adaptarse con el madero a lo largo de su primera temporada profesional con la sucursal del Doble-A de los White Sox, los Birmingham Barons, con quienes bateó .202 con tres jonrones, 51 impulsadas y produjo 30 bases robadas.

Mientras Jordan buscaba su identidad en el terreno, los Bulls fueron adaptándose a una vida sin la presencia del ganador de tres MVP de liga y tres más en las Finales de la NBA. En aquella campaña 1993-1994, desarrollaron una marca de 55-27 pero cayeron en la segunda ronda de los playoffs ante sus eternos rivales, los New York Knicks.

A ocho días de colgar los ganchos de béisbol, Jordan anunciaba su regreso a través de un fax que decía, “I’m back” (“Estoy de vuelta”).

Uno se pone a pensar y se pregunta: ¿Qué hubiese sido de Michael Jordan si se hubiese mantenido firme a honrar el sueño de su padre – jugar en Grandes Ligas? ¿Qué pasa si no regresa a los Bulls, generarían ellos el mismo tipo de éxito al alcanzar tres títulos consecutivos? ¿Hubieran los White Sox acabado con su sequia de campeonatos, una que no lograron superar 10 años después de que MJ se retirará?

Son tantas las preguntas que a lo mejor basta con apreciar el hecho de que por una rato fue parte de la familia del béisbol.

070517_asg_ichiro_iphr_e4964zjg
20190317AT_00753 (1)
ichiro_exits
032019_gif_griffey_camera