Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Austin Romine entró por partida doble en la historia de las Mayores

En Corte4 le hemos dado seguimiento durante toda la temporada a jugadores de posición de las Mayores que han tenido que cumplir la honrosa misión de lanzar durante, casi siempre, un partido que marchaba desproporcionadamente en contra de sus equipos. Tales fueron los casos del jardinero boricua Enrique Hernández, de los Dodgers de Los Ángeles; el inicialista cubano Kendrys Morales, de los Azulejos de Toronto; el jardinero dominicano Carlos Gómez, de los Rays de Tampa Bay; y su compatriota José Reyes, jugador de cuadro de los Mets de Nueva York.  

Pero la postemporada es borrón y cuenta nueva. Así que nadie pensó que similar estrategia podría ser utilizada por ninguno de los equipos involucrados. ERROR. El lunes, durante el tercer partido de la Serie Divisional de la Liga Americana, al mánager de los Yankees, Aaron Boone, no le quedó más remedio que hacerle una singular pregunta a su receptor e inicialista Austin Romine: "¿Puedes lanzar?-... "Seguro que lo intentaré" según le declarara el propio Romine a Mark Feisand, reportero de MLB.com.

A decir verdad, los Yankees no tenían muchas opciones, pues en el momento en que Austin se trepó en la "Colina de los Suspiros", el juego marchaba 14 carreras por una a favor de los Medias Rojas. Romine se convirtió así en apenas el segundo jugador de posición en la historia de la Gran Carpa que lanza durante un partido de postemporada, luego de que el jugador de cuadro de los Azulejos de Toronto, Cliff Pennington lo hiciera durante el cuarto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2015. Aquel encuentro marchaba 14 carreras por 2 a favor de los Reales de Kansas City cuando Pennington se subió a la loma en el noveno episodio. 

Pero Romine entró a la historia por partida doble, pues el primer disparo que lanzó hacia el plato en su carrera como ligamayorista fue conectado por Brock Holt y la bola aterrizó en las gradas del jardín derecho, para completar así el primer ciclo de un jugador de las Mayores en la postemporada.

No se puede decir que Romine esté muy contento con su más reciente ingreso a los libros de historia del "Big Show". Pero el béisbol, como la vida, a veces nos juega malas pasadas.