Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Jean Segura despidió a su amigo Robinson Canó de los Marineros un día antes de su propia despedida

Decir adiós nunca es fácil. Y eso lo saben bien los peloteros de las Mayores que son intercambiados durante la temporada baja, y se prestan a abandonar la ciudad donde han ubicado su hogar, a los fanáticos que fueron a apoyarlos al estadio y a los amigos que hicieron durante ese tiempo. 

Así las cosas, para el infielder dominicano Jean Segura no debió ser fácil la noticia del cambio de su amigo, compatriota y compañero de equipo en los Marineros de Seattle, Robinson Canó. El veterano intermedista fue parte de un acuerdo con los Mets de Nueva York que incluyó también al cerrador boricua Edwin Díaz. Por eso, Segura quiso hacerle saber a Canó la admiración, el agradecimiento y el respeto que siente hacia él y le dedicó un post en su cuenta personal de Instagram el pasado domingo.

Lo interesante es que mientras Segura despedía a su amigo de los Marineros, él mismo estaba siendo parte de los intensos rumores de cambio hacia los Phillies de Philadelphia, que incluía además, al lanzador y también su compañero en los Marineros, Juan Nicasio. Seattle se convertiría así, de la noche a la mañana, en un equipo con una elevada presencia de la República Dominicana, a un elenco con apenas un jugador del país antillano en su nómina activa. Recordemos que Nelson Cruz se convirtió en agente libre al finalizar la temporada del 2018, Alex Colomé fue enviado hacia los Medias Blancas de Chicago y ahora se suman Canó, Segura y Nicasio a las despedidas.

La buena noticia para los admiradores del béisbol latino en Seattle es la llegada del inicialista Carlos Santana desde Philadelphia, quien será el único representante dominicano en el roster activo... al menos hasta el momento. El desmantelamiento de los Marineros, tal como lo fue el de los Marlins de Miami en el 2017, viene a echar por tierra las aspiraciones de los fanáticos de Seattle, quienes llevan esperando 42 años, (desde la fundación de la franquicia) para que su equipo participe en una Serie Mundial, y eventualmente, la gane. 

Decir adiós nunca es fácil.