Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

'Juguemos un poco de fútbol', probablemente, Jorge Flores, intermedista de los Mayos de Navojoa

Si alguno de ustedes ha jugado alguna de las posiciones del cuadro interior de un campo de béisbol (1B; 2B; SS; 3B) sabe bien que cuando un jugador que está a la ofensiva conecta un rodado, la defensa debe hacer todo lo que esté a su alcance para evitar el avance de la pelota hacia los jardines y de ser posible, intentar sacar de out al bateador. 

Por supuesto, en ocasiones no se puede hacer nada para impedir que un batazo avance hacia los jardines. Pero otras veces, los defensores nos sorprenden con sus habilidades para cortarles el paso a las "atrevidas" pelotas en su trayectoria. Así sucedió en el partido entre los Charros de Jalisco y los Mayos de Navojoa la noche del miércoles, durante la jornada perteneciente a la Liga Mexicana del Pacífico. El intermedista de los Mayos, Jorge Flores, salió en búsqueda de un rodado conectado hacia el centro del terreno por el jardinero de los Charros y actualmente agente libre de las Mayores (jugó dos temporadas con los Rockies de Colorado), Stephen Cardullo, pero no pudo hacer más que... detener el avance de la pelota con su pie derecho, tal y como si estuviera en un campo de fútbol.

Algunos criticaron la indecisión de Flores al no lanzarse a capturar la bola con su guante. Otros culparon a la incomunicación entre éste y su colega, el campocorto Paul Léon. Lo que sí es cierto es que existe un refrán que reza: "Del lobo, un pelo" y Flores, probablemente, lo conoce.