Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

¿La llegada de los Blue Jays avivará el anhelo de los fanáticos de la ciudad de Buffalo de convertirse en campeones?

Si uno tuviera que elegir el perfecto collage de fotos para analizar la angustia que un fanático del deporte ha experimentado en algún punto de su vida, aquella base de aficionados que se encuentra en Buffalo, Nueva York, podría ser la perfecta del proyecto y sobraría.

Desde bien cerca, el fanático en Buffalo vio cómo el único equipo de Grandes Ligas de la región localizado al norte de la frontera en Toronto, Canadá, hacía historia al convertirse campeón en 1992 y 1993.

Sin embargo, lo mismo no se pudo decir de los representantes de la NFL, los Buffalo Bills. No fue que perdieron uno, sino un récord de cuatro Super Bowls al hilo en la década de los noventa del pasado siglo.

De las cuatro derrotas que sufrieron, tal vez ninguna les dolió tanto como la de aquella noche del 27 de enero de 1991 contra los New York Giants. Restando apenas ocho segundos, el pateador Scott Norwood le pegó al ovoide, guiándolo un par de yardas hacia la derecha del poste, y perdieronel encuentro 20-19.

El hecho de haber nacido o criado como fan de las franquicias deportivas de Buffalo, una y otra vez más causaba dolor la noche del 19 de junio de 1999 cuando el Salón de la Fama, Brett Hull, rompió el corazón de los aficionados de los Buffalo Sabres al anotar el gol decisivo en la tercera prórroga del choque para brindarle a los Dallas Stars su primer Stanley Cup.

La derrota para siempre quedaría grabada en la mente de cualquier fanático de los Sabres por la manera en que perdieron el Juego 6.

Apenas habían pasado cinco minutos para iniciar el tercer tiempo extra cuando Hull obtuvo control del disco mientras tenía uno de los patines sobre la línea frente al área del portero, y sucesivamente marcó en gol ganador.

Pese a que los Sabres protestaron, al final de la cuenta la liga acertaba que Hull había logrado control del disco luego de que saliera fuera de la línea de restricción.

Con la llegada de los Blue Jays a Buffalo, donde desde el 11 de agosto celebrarán sus partidos como equipo local en el estadio de su sucursal de Triple-A por causa del brote del COVID-19 que los forzó a jugar fuera de Canada, tal vez sean los vecinos canadienses quienes se encarguen de brindarle un título a una afición de Buffalo que ha sufrido demasiado.

La tarea será difícil. Los Blue Jays juegan en la División Este, una de las más competitivas de la Liga Americana. El formato nuevo de la postemporada contará con ocho equipos, así que aún hay esperanza.

Ojo, en Buffalo bien saben que los Blue Jays cuentan con un historial triunfante en la postemporada. Y los que tengan la menor duda solo tendrán que darle play al video y ver cómo los Blue Jays remontaron en el Juego 6 de la Serie Mundial de 1993 cuando Joe Carter conectó un jonrón walk-off que se sintió en Buffalo.

BeFunky-collage(1)
EDDIE DOTCOM
File
IGTV Horizontal - Felix Hernandez