Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Las incidencias mágicas de Javier Báez cerca de las bases

Es simplemente una pura alegría ver a peloteros como Javier Báez jugar día tras día. Esa especie única de jugadores que demuestran cada una de las cinco herramientas que los elevan al estatus de superestrella.

Ahora, son pocos como el boricua que tienen la habilidad se apoderarse de una sexta herramienta, una cosita especial que los separa de los otros 749 big leaguers que vemos accionar en cada jornada.

Ya siendo como el torpedero o intermedista de los Cubbies, Báez en cualquier momento nos puede dejar boquiabiertos de la manera que se desenvuelve a la defensa.

El sábado por la noche en Milwaukee, el puertorriqueño dejó prueba de por qué le apodan El Mago con una de esas jugadas que no se marcan en la hoja de anotación.

Si bien que Ben Gamel había llegado salvo a la segunda base, Báez ya pensaba cómo mantenerlo ahí mismo cuando la bola quedó fuera de su alcance y rodó hacia el jardín central.

¿Por qué? Pues al deslizarse en la base, el ímpetu de Gamel lo llevó más allá de ella, y el corredor de los Cerveceros nunca se dio cuenta que la pelota estaba en los jardines.

Como cualquier mago que está repleto de sorpresas, a Báez se le ingenió tratar de pegarle el guante mientras Gamel buscaba la forma de tocar cualquier parte de la base sin que Báez lo atrapara.

Con El Mago siempre hay que estar atento. Nunca sabemos en cuál momento pondrá en juego su sexta – y singular – herramienta.

Image from iOS
Image from iOS
CORTE4