Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Lindor se gozó como nadie el turno de Javy ante Berríos durante el ASG

(Javier Báez IG)

Y bueno, mi gente, se terminó la gran fiesta del Juego de Estrellas. Los favoritos de la afición se reunieron este año en Cleveland y ofrecieron un espectáculo de altos quilates. La Liga Americana se llevó el triunfo por séptimo año consecutivo, en un partido reñido de principio a fin y que tumbó infinidad de pronósticos sobre la superioridad ofensiva del presente en las Mayores.

Pero además de las sorpresas, el partido estelar es también un espacio de reencuentros y de mucha diversión. Aquí no podríamos hablar de otro que no fuera Francisco Lindor. El campocorto boricua de los Indios de Cleveland, conocido en el mundillo beisbolero como “Mr. Smile”, hizo de las suyas en su casa, especialmente cuando se trató de bromear con “viejos” amigos.

Cuando su paisano Javier Báez, de los Cachorros de Chicago, vino a batear por segunda vez en el encuentro, sobre la loma rival estaba nada menos que su concuño José Berríos (Las esposas de Báez y Berríos son hermanas). Lindor no podía dejarnos fuera de semejante bonche y grabó el momento de ese turno al bate entre a quienes llama “sus hermanos”, aunque expresó cierta simpatía hacia Berríos. Amor de hermanos.

Exactamente un día después de que el propio Báez dijera ante nuestros micrófonos que le gustaría volver a enfrentarse a José, el sueño se le hizo realidad. Aunque el resultado no salió como hubiera querido. Fue dominado con un elevadito al jardín izquierdo.

Visto esto, nadie podría decir que el Juego de las Estrellas está exento de hermandad, diversión y patriotismo al más alto nivel. Porque José Berríos, Javier Báez y Francisco Lindor ponen en alto dondequiera que van, el nombre de esa pequeña isla del Mar Caribe que se llama Puerto Rico.

¡Orgullosos de ustedes, campeones!

FotoJet
1131647_Katelyn_Mulcahy_20190919_030128
vlcsnap-2019-09-19-11h23m43s090