Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Mariano también fue el "daddy" de Pedro

La rivalidad entre los Yankees y Medias Rojas ha transcendido barreras en lo que va de este año. Hace un par de semanas, ambas escuadras estuvieron de visita por Londres para festejar los primeros partidos en la historia de Grandes Ligas en Europa.

El “amor” que estas dos franquicias sienten una por la otra se extenderá más allá de los respectivos estadios que nos han brindado grandes momentos desde el último siglo.

El domingo por la tarde, el legendario lanzador dominicano de Boston, Pedro Martínez, abrirá las puertas del Salón de la Fama de Cooperstown para darle la bienvenida al ícono panameño de los Bombarderos del Bronx, Mariano Rivera, quien será parte de la clase que será exaltada al pabellón de los inmortales este 2019.

Desde la recta final de la década de los noventas hasta los primeros años del nuevo milenio, estos dos grandes lanzadores latinos formaron parte de algunos partidos clásicos entre los Yankees y Medias Rojas, y luego más tarde cuando Martínez hizo el cruce a los Mets y después a los Phillies.

Lo singular fue la ventaja que sacó Rivera - el líder absoluto en el departamento de juegos salvados en la historia de las Mayores con 652 a lo largo de 19 temporadas - en los partidos que Martínez inició desde la loma rival.

Según Elias Sports Bureau, el muchacho de Puerto Caimito acertó nueve salvamentos (6 en temporada regular y 3 en postemporada) en los 15 partidos que Martínez abrió y perdió contra los Yankees.

Pedro Martínez no estaba mintiendo cuando dijo en una ocasión ante las cámaras que los Yankees eran su papi, aludiendo a las veces que lograron descifrar sus pitcheos y poniéndole más sazón a la rivalidad. Mariano Rivera lo fue también.

20190823DA_658751-3 (1)
1021169_Nicole_Vasquez_20190823_195807
Mookie (pair 3)
Capture