Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

¿Qué mejor que tener a estos seis inmortales como tus compañeros?

La clase que fue exaltada al Salón de la Fama de Cooperstown el domingo es única por la simple razón que cuenta con dos cerradores y un par jugadores cuyas exitosas carreras fueron marcadas por su dominio en la caja de bateo como bateadores designados.

Una acotación muy interesante es que en el registro de todos los jugadores que han visto acción en Grandes Ligas, existe solamente uno que hoy podrá decir que fue compañero de los seis nuevo inmortales.

El dominicano Armando Benítez llegó al show en 1994 con los Orioles, y de una vez tuvo a su lado uno de los mejores cerradores en la historia del juego, Lee Smith, y unos de los mejores abridores, Mike Mussina, y Harold Baines.

De los 118 juegos que ganó Mussina de 1994 a 1998 en Baltimore, Benítez salvó solamente cuatro de ellos, según el Elias Sports Bureau.

Benítez, quien salvó 289 juegos a lo largo de su carrera de 15 temporadas, pasó a ser compañero del panameño Mariano Rivera, el maestro de todos los cerradores, en el 2003, apenas cinco años luego de provocar una de las peleas más memorables en la historia de las mayores, cuando retó al equipo de los Yankees tras darle un bolazo a un bateador luego de que le conectaran un jonrón.

En el 2003, Benítez fue canjeado a los Marineros, donde compartió con el boricua Edgar Martínez.

¿La última campaña de Benítez en Grandes Ligas? Una corta estadía de ocho juego en Toronto con Roy Halladay.

Nada mal.

pete alonso
Captura de pantalla 2019-08-18 a la(s) 1.54.54 p. m.
img_2927
Image from iOS