Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias LAD

Recuerdos: El juego sin hit ni carrera de Fernando

24 de marzo de 2020

Mientras esperamos la reanudación de las actividades del béisbol de Grandes Ligas, en LasMayores.com decidimos presentar una serie de momentos destacables de protagonismo latinoamericano en la historia reciente. Aquí, recordamos el juego sin hit ni carrera de Fernando Valenzuela en 1990. La temporada de 1990 fue la última de Fernando

Mientras esperamos la reanudación de las actividades del béisbol de Grandes Ligas, en LasMayores.com decidimos presentar una serie de momentos destacables de protagonismo latinoamericano en la historia reciente. Aquí, recordamos el juego sin hit ni carrera de Fernando Valenzuela en 1990.

La temporada de 1990 fue la última de Fernando Valenzuela con los Dodgers, una época bastante lejos de la “Fernandomanía” del zurdo mexicano en 1981 y de su campaña de 20 triunfos en 1986.

Sin embargo, el 29 de junio de aquel 1990 fue uno de los momentos más especiales para el sonorense. Esa noche, Valenzuela inició el partido de los Dodgers contra los Cardenales en el Dodger Stadium. Curiosamente, a primera hora de la jornada de Grandes Ligas ese día, Dave Stewart -- excompañero de Valenzuela en los Dodgers -- había tirado un juego sin hit ni carrera por los Atléticos en Toronto.

En YouTube: Fernando Valenzuela sella su juego sin hits ni carreras

¿Qué haría “El Toro” como secuela, con ambos juegos transmitidos a nivel nacional de los Estados Unidos por ESPN? Lógico: Tirar otro no-hitter.

Así mismo ocurrió. Manteniendo fuera de paso a los bateadores de San Luis, Valenzuela se las ingenió para dejar sin un solo imparable a los Cardenales en sus 9.0 entradas de labor, que incluyó siete ponches y tres bases por bolas en una victoria de los Dodgers por 6-0. De esa manera, Valenzuela se convirtió en el primer mexicano en tirar un juego sin hit ni carrera en las Grandes Ligas.

En YouTube: Los dos no-hitters del 29 de junio de 1990

Siete años después, sus compatriotas Francisco Córdova y Ricardo Rincón se combinarían para lograr el segundo no-hitter de autoría mexicana, por los Piratas (10 entradas) contra los Astros el 12 de julio de 1997.