Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

news

MLB News

Arde la competencia

Está al rojo vivo las Divisiones Este de ambas ligas
MLB.com
No hay nada como una buena lucha por el banderín del Este de la Liga Nacional. A menos que la competencia sea en el Este de la Liga Americana.

En lo que va de la temporada del 2012, el balance competitivo ha alcanzando nuevos niveles en ambas divisiones. En el Este de la Liga Nacional, sólo cinco juegos separan a los cinco equipos.

Sería un éxito sin igual si no fuera por el ejemplo que está poniendo el Este de la otra liga. Ahí, la diferencia entre el puntero y el sotanero es de tres juegos. Todos los equipos están por encima de .500. ¿Cómo sucedió esto?

Antes de que comenzara la temporada, en ambas divisiones se podían pronosticar competencias entre cuatro equipos. Las gratas sorpresas han sido los Orioles y Mets, a quienes se les proyectaba en el último lugar. Pero en el primer tercio de la campaña, ambos han estado entre los mejores conjuntos de sus respectivas ligas.

¿Podrán mantenerse en la pelea en medio de tantos equipos buenos? Sus ofensivas han lucido sólidas; los Mets se encuentran en el noveno lugar de Grandes Ligas en carreras anotadas y los Orioles en el décimo puesto. El pitcheo de Baltimore, que ocupa el noveno lugar del béisbol en promedio de carreras limpias colectivo, se ha sostenido.

En el caso de los Mets, esta categoría podría ser una preocupación, ya que se encuentran en el 25to lugar de Grandes Ligas en efectividad. Pero hasta ahora han ejercido su magia, como lo demostró el no-hitter del venezolano Johan Santana, el primero en la historia de la franquicia. Quizás haya sido un acontecimiento que sea el mejor argumento a favor del uso expandido de la repetición instantánea, pero sea como sea, será recordado en los libros de la historia como el primer partido sin hit ni carrera de un pitcher de los Mets.

Se suponía que la competencia iba a ser reñida entre los otros equipos de estas dos divisiones, pero quizás no se esperaba que hubiese tanta congestión. Al Este de la L.A. se le ha considerado la crema de Grandes Ligas, especialmente desde que los Rays comenzaron a hacerle compañía en la cima a los Yankees y Medias Rojas. Dado que Tampa Bay ha clasificado para los playoffs en tres de las últimas cuatro temporadas, quizás sea más correcto decir que han desplazado a Boston.

A los Azulejos se les respeta por sus esfuerzos por establecer una base impresionante de talento. Pero no parecían tener espacio para subir, dada la competencia. Y eso era antes de que los Orioles se integraran a la pelea. Esta era la división más reñida antes de que comenzara la campaña y ahora se ha vuelto más difícil llegar a la cima.

En cuanto al balance competitivo se refiere, el Este de la L.N. le hace competencia al Este de la L.A. Como dije anteriormente, había motivos para creer, aun antes de que comenzara la temporada, que podía haber hasta cuatro conjuntos en la carrera en ambas divisiones.

En el Este del Viejo Circuito, los Filis han sido el competidor más constante en los últimos años, ya que han ganado cinco títulos divisionales consecutivos. Actualmente están en el sótano, pero quizás eso se deba a las lesiones y podría ser algo pasajero. Pero esta temporada tendrán más competencia y compañía que nunca.

Los Bravos hubiesen ganado el Comodín de la L.N. el año pasado de no ser por su desplome en septiembre. La profundidad de su pitcheo y los ajustes en la ofensiva podrían ser suficientes para mantenerlos a flote durante seis meses este año en lugar de cinco. Los nuevos Marlins de Miami hicieron mejoras obvias a su roster durante la temporada baja en todos los aspectos del juego. Tras un lento comienzo, están dando guerra y no hay señales de que vayan a bajar la guardia.

Se sabía que los Nacionales habían mejorado su escuadra, pero quizás no se apreciaba qué tanto se reforzaron. Ahora es que la gente se está dando cuenta. Washington ha tenido que lidiar con varias lesiones, pero su fuerte pitcheo ha evitado una caída.

"Cuentan con cinco muchachos que se han establecido como la mejor rotación del juego", dijo el veterano Chipper Jones de los Bravos acerca de los Nacionales. "Sin duda tienen el mejor cuerpo de abridores del béisbol.

"A su bullpen no hay que faltarle al respeto; tienen buenos brazos, zurdos y derechos. Sus pitchers los mantienen en el juego todas las noches, lo cual les ha permitido permanecer en ese nivel a pesar de las lesiones de sus titulares. Esa es la fórmula indicada".

Los números corroboran el análisis de Jones. Los Nacionales se encuentran en el 26to lugar en Grandes Ligas en carreras anotadas, pero en el primer puesto en efectividad colectiva.

Este no es un triunfo de la mediocridad colectiva. Los dos equipos que se coronen en estas divisiones - y los que quizás clasifiquen para los playoffs por medio de un Comodín - tendrán que ser extremadamente buenos.

No hay nada como una buena lucha por el banderín del Este de la Liga Nacional. A menos que la competencia sea en el Este de la Liga Americana.

En lo que va de la temporada del 2012, el balance competitivo ha alcanzando nuevos niveles en ambas divisiones. En el Este de la Liga Nacional, sólo cinco juegos separan a los cinco equipos.

Sería un éxito sin igual si no fuera por el ejemplo que está poniendo el Este de la otra liga. Ahí, la diferencia entre el puntero y el sotanero es de tres juegos. Todos los equipos están por encima de .500. ¿Cómo sucedió esto?

Antes de que comenzara la temporada, en ambas divisiones se podían pronosticar competencias entre cuatro equipos. Las gratas sorpresas han sido los Orioles y Mets, a quienes se les proyectaba en el último lugar. Pero en el primer tercio de la campaña, ambos han estado entre los mejores conjuntos de sus respectivas ligas.

¿Podrán mantenerse en la pelea en medio de tantos equipos buenos? Sus ofensivas han lucido sólidas; los Mets se encuentran en el noveno lugar de Grandes Ligas en carreras anotadas y los Orioles en el décimo puesto. El pitcheo de Baltimore, que ocupa el noveno lugar del béisbol en promedio de carreras limpias colectivo, se ha sostenido.

En el caso de los Mets, esta categoría podría ser una preocupación, ya que se encuentran en el 25to lugar de Grandes Ligas en efectividad. Pero hasta ahora han ejercido su magia, como lo demostró el no-hitter del venezolano Johan Santana, el primero en la historia de la franquicia. Quizás haya sido un acontecimiento que sea el mejor argumento a favor del uso expandido de la repetición instantánea, pero sea como sea, será recordado en los libros de la historia como el primer partido sin hit ni carrera de un pitcher de los Mets.

Se suponía que la competencia iba a ser reñida entre los otros equipos de estas dos divisiones, pero quizás no se esperaba que hubiese tanta congestión. Al Este de la L.A. se le ha considerado la crema de Grandes Ligas, especialmente desde que los Rays comenzaron a hacerle compañía en la cima a los Yankees y Medias Rojas. Dado que Tampa Bay ha clasificado para los playoffs en tres de las últimas cuatro temporadas, quizás sea más correcto decir que han desplazado a Boston.

A los Azulejos se les respeta por sus esfuerzos por establecer una base impresionante de talento. Pero no parecían tener espacio para subir, dada la competencia. Y eso era antes de que los Orioles se integraran a la pelea. Esta era la división más reñida antes de que comenzara la campaña y ahora se ha vuelto más difícil llegar a la cima.

En cuanto al balance competitivo se refiere, el Este de la L.N. le hace competencia al Este de la L.A. Como dije anteriormente, había motivos para creer, aun antes de que comenzara la temporada, que podía haber hasta cuatro conjuntos en la carrera en ambas divisiones.

En el Este del Viejo Circuito, los Filis han sido el competidor más constante en los últimos años, ya que han ganado cinco títulos divisionales consecutivos. Actualmente están en el sótano, pero quizás eso se deba a las lesiones y podría ser algo pasajero. Pero esta temporada tendrán más competencia y compañía que nunca.

Los Bravos hubiesen ganado el Comodín de la L.N. el año pasado de no ser por su desplome en septiembre. La profundidad de su pitcheo y los ajustes en la ofensiva podrían ser suficientes para mantenerlos a flote durante seis meses este año en lugar de cinco. Los nuevos Marlins de Miami hicieron mejoras obvias a su roster durante la temporada baja en todos los aspectos del juego. Tras un lento comienzo, están dando guerra y no hay señales de que vayan a bajar la guardia.

Se sabía que los Nacionales habían mejorado su escuadra, pero quizás no se apreciaba qué tanto se reforzaron. Ahora es que la gente se está dando cuenta. Washington ha tenido que lidiar con varias lesiones, pero su fuerte pitcheo ha evitado una caída.

"Cuentan con cinco muchachos que se han establecido como la mejor rotación del juego", dijo el veterano Chipper Jones de los Bravos acerca de los Nacionales. "Sin duda tienen el mejor cuerpo de abridores del béisbol.

"A su bullpen no hay que faltarle al respeto; tienen buenos brazos, zurdos y derechos. Sus pitchers los mantienen en el juego todas las noches, lo cual les ha permitido permanecer en ese nivel a pesar de las lesiones de sus titulares. Esa es la fórmula indicada".

Los números corroboran el análisis de Jones. Los Nacionales se encuentran en el 26to lugar en Grandes Ligas en carreras anotadas, pero en el primer puesto en efectividad colectiva.

Este no es un triunfo de la mediocridad colectiva. Los dos equipos que se coronen en estas divisiones - y los que quizás clasifiquen para los playoffs por medio de un Comodín - tendrán que ser extremadamente buenos.

This story was not subject to the approval of Major League Baseball or its clubs.